Jardines

Otoño: el cuidado de las plantas

El otoño es una de las épocas del año en las que el jardinero tiene más trabajo. Se trata de una estación de tránsito del calor y la sequedad del verano, al frío y la humedad característicos del invierno. Por ello, las plantas necesitan de una correcta preparación para enfrentarse a tantos cambios y salir indemnes. Entre las principales operaciones destacan la poda, la siembra y la propagación de plantas.

 

Trasplantar las plantas bianuales

Las plantas bianuales, tales como el pensamiento, el miosotis, el clavel de los poetas o el alhelí, procedentes de las siembras de enero o, simplemente, compradas, pueden plantarse dentro de la primera quincena de abril dado que en primavera son las primeras en florecer.

 

Bulbos y rizomas

Desde principios de abril hasta junio, cuando el terreno no se hiela, se plantan los bulbos y los rizomas dando prioridad a los de floración precoz, tales como la campanilla de las nieves, el croco y el muscari. Muchas de estas plantas brotan pronto. Si es posible, habrá que plantarlos sobre una pendiente y aparecerán en la superficie con los primeros calores.

En los climas rigurosos no se debe aplazar la labor más allá de mediados de mes, en particular para rizomas como los iris y la hemerocala. Estos deben tener tiempo para echar raíces antes de que se endurezca el terreno.

 

Preparacion de macetas para protegerlas del frío

Las plantas en maceta que no sean arbustos, tales como el geranio, la fucsia, la gardenia, la lantana y la adelfa, en los climas duros se deben retirar progresivamente y se agruparán bajo un cobertizo o en un local definitivo pero con las ventanas abiertas.

Una vez hecho esto, se pasará al cepillado de las macetas, ya que suelen tener incrustados barro y musgo, se eliminarán de la copa las hojas enfermas o atacadas y se procederá a la desinfección del local con un producto anticriptogámico polivalente.

Artículo: Otoño: el cuidado de las plantas

Revisado por:

Modificado:

Logo de Huertas y Jardines